martes, 12 de julio de 2016

Jory Strong - Serie Vinculos Sobrenaturales del #1 al #4




#01. La Medium de Trace.
El detective de homicidios Trace Dilessio siempre se ha considerado así mismo como el típico hombre de carne y puré de patatas, un hombre enérgico al que le gustan las mujeres de tetas grandes, buen culo y piernas interminables. 

Aislinn Windbourne no tiene nada que ver con eltipo de mujeres a las que normalmente persigue. Y, pese a que odia a lasmédiums, y en especial a las que se ven envueltas, en asuntos policiales, Trace parece incapaz de luchar contra su obsesión por la delicada belleza que le hace sentirse primitivo y protector a un tiempo.Los años de rechazo en el espacio élfico, porque es medio elfa, medio humana, han hecho que Aisiinn sea demasiado cauta a la hora de abrir las puertas de su corazón... hasta que conoce a Trace. 

La cautiva desde el principio y, entre elfos, esa reacción normalmente significa que una pareja está destinada a formar un vínculo de amor. Pero, aunque el amor ahuyenta su soledad, cada vez que Trace rechaza la magia que forma parte de lo que Aislinn es, ella teme que el mundo de los humanos sea igual de doloroso que el mundo en el que se crió.


#2. Los Faeries de Storm.
Las Parcas realmente disfrutan sus pequeñas diversiones. Storm O’Malley pensó que siempre sería una poli de barrio. Pero cuando ayudó a atrapar a un asesino en serie, se convirtió en detective y una miembro de la élite de la Brigada de Homicidios. Ahora tiene que resolver un asesinato y una nueva razón para visitar al guapo profesor que había conocido en el caso de Dean. 

La primera vez que el profesor Tristan Lisalli se reunió con Storm, ella estaba fuera de sus límites porque no podía permitirse el lujo de meterse en un caso tan prominente. 

Ningún sobrenatural podía. Mucho menos un noble de la corte Sidhe. Pero después de que el caso se resolviera, él había tenido toda la intención de desafiar a su primo Pierce con la seducción de una mujer, con la seducción de Storm. Pero ahora ella está implicada en otro caso prominente. Un asesinato de nuevo, pero con una diferencia: el Tesoro.


#3. El Dragón de Sophie.
Escritora de misterio y fantasía, coleccionista de cristales y creyente en la magia, Sophie Alexander no puede resistir el tentador señuelo de encontrar el Cáliz legendario de Enos. 

Se siente obligada a perseguir el Cáliz del Dragón aunque el misterioso y peligroso Severn Damek esté detrás de ello también. Poco sabe que está en un camino de colisión con un ser sobrenatural directamente salido de una de sus novelas.

El Príncipe Dragón, el evasivo multimillonario Severn Damek tiene una reputación de ser implacable cuando se trata de conseguir lo que quiere. La fertilidad de su raza está vinculada al cáliz de Enos y está decidido a recuperar el tesoro inestimable. Es el premio final, o eso cree hasta que se encuentra a Sophie. 

En el momento en que la ve, Severn se ve envuelto en las llamas del fuego de la lujuria. Es su compañera y tiene la intención de poseer tanto a ella como al Cáliz del Dragón.


#4. Reclamación Drui
Dragones. Resoplan y queman la casa cuando no se salen con la suya. Son posesivos, dominantes y no saben el significado de “despreocuparse” porque están abrumados por todos los tesoros que se sienten obligados a proteger. Son un problema, pero eso no cambia el hecho de que Marika lo tiene mal por cierto macho rubio plateado llamado Xanthus, oscuro, cuyos ojos negros tienen un efecto letal sobre su libido.

Ella lo desea, pero no puede tenerlo. Los dragones no comparten, y ella viene de una larga línea genealógica de Drui abraza árboles, con múltiples parejas. Hay tríos, cuartetos y más. Pero no hay ninguna pareja, y ella ya tiene un hombre permanente en su vida, Tallis, un Sjen cambiaformas que es tan posesivo y dominante como un dragón. Es una situación desesperada. O eso parece, hasta que el destino interviene y Marika decide ir tras lo que quiere, tanto a Xanthus como a Tallis en su cama.

¿Y si los hombres quieren “hacérselo” el uno al otro? Ella está de acuerdo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario