viernes, 22 de julio de 2016

Marcy Jacks - Saga Alfas Multimillonarios #1 y #2



#1.- El juguete Ronroneante del Multimillonario
Will Morrison ha perdido su suerte. Al borde de ser desahuciado, él está a punto de hacer algo que nunca pensó que podría hacer, tener sexo por dinero.
El hombre que viene a tomarlo, y le salva de algunos cobradores muy violentos, no es otro que Leon Nathanial Black, el antiguo novio de secundaria de Will, y el hombre que tomó todo de él. Él ha sido el único con el que Will ha estado hablando en línea todo este tiempo, y nunca lo supo. Ahora, Leon está aquí para tomar lo que es suyo.
Leon ha sido siempre un Alfa cambiaformas león, pero solo se volvió multimillonario después de años de insensibles tácticas de negocio. La única cosa que nunca podía comprar era la oportunidad de tener al hombre que rompió su corazón. Ahora él lo tiene. Will puede elegir vivir en las calles, o darle a Leon lo que él siempre ha buscado, pero nunca pudo tener, el cuerpo de Will.



#2.- La Mascota Ronroneante del Multimillonario
Will Morrison está todavía acostumbrándose a ser el compañero de un multimillonario, por no hablar de que es el león alfa que estuvo cerca de destruir su vida. Will ama a Leon, a pesar de lo mal que se tratan entre sí. El sexo es increíble, pero él todavía está aprendiendo a confiar en el hombre.
Con la forma en que Leon tiene de amarlo, de cuidarlo, es difícil para Will no ser arrastrado. ¿Pero está Leon haciendo esto por Will, o por el bebé que Will está llevando?
Leon Nathanial Black estuvo cerca de perder al amor de su vida porque él no pudo ver el verdadero sufrimiento de Will. Los cambiaformas solo pueden encontrar a sus compañeros cuando ellos se quedan embarazados, y aunque el descubrimiento del embarazo fue una revelación, no fue lo que le hizo enamorarse de Will. Él siempre lo amó, y ahora necesita probárselo.
Cuando un ex-amante regresa a la mezcla y los abusivos padres de Will hacen contacto, esto podría ser más de lo que su frágil relación puede manejar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario