miércoles, 16 de noviembre de 2016

Amy Lane & Aleksandr Voinov - Serie Ratón de Campo #1 y #2



1. Ratón de campo
Owen puede ser un poco como un ratón de campo, pero él adora sus vacaciones en Londres. Después de un largo día jugando al turista, está en búsqueda de un poco de cerveza barata y una buena hamburguesa. En su lugar se encuentra con un hombre cazándolo, un arrogante tonto con una sola cosa en el cerebro: la clase de carne que viene entre un par de nalgas.

Ochenta horas a la semana en una mesa de negociaciones no dejan a Malcolm Kavanagh mucho tiempo para relaciones significativas. Además en su mundo, todo es una competencia, incluso el sexo. Cuando su más nuevo sub de una noche no se presenta, Malcolm fija su mira en el pequeño joven yanqui sentado en el taburete a su lado.

Owen está conforme con una aventura con un nativo, pero él no es el pelele que Malcolm piensa que es y Malcolm no es tan superficial como él trata de ser. Ambos pronto aprenden que nada es demasiado íntimo para compartir con un desconocido y las más extrañas cosas suceden cuando dos personas comparten las más importantes piezas de sus corazones.


2. Ratón de Ciudad
Un fin de semana mágico, una declaración sin aliento, un feliz para siempre… Correcto? Mal. Cuando Malcolm Kavanagh dio el primer paso hacia la madurez emocional, declarando su amor por Owen Watson, fue sólo el primer capítulo de su historia. Quién ha estado enamorado sabe que los finales felices dan mucho más trabajo que eso.

Un problema: Malcolm nunca ha estado enamorado. Él no sabía las reglas de una relación y no está lo suficientemente seguro como para confiar en que la suya es real. Él aprende las cuerdas, compartiendo su vida y su plan con Owen, pero su relación resulta un desafío. Todo es una lucha, desde aceptar el trabajo de bajo estatus de Owen hasta colocar a su novio por encima de su entrenador personal.

Afortunadamente, Owen sabe un poco más acerca de las relaciones y trabaja pacientemente para sobrevivir a las primeras seis semanas de su vida juntos. Desde las galerías de Arte de Cambridge a la majestad del mal gusto del Teatro Dominion, Owen se adapta a Inglaterra, mientras que Malcolm se adapta a todo el género humano. Tal vez si Owen es lo suficientemente paciente y Malcolm aprende a dar, los dos podrían hacerlo después del Armagedón en que la relación se ha convertido y llegar a un verdadero final feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario