miércoles, 9 de noviembre de 2016

Cameron Dane - Serie Seguridad Quinn del #1 al #4


#1.- Encontrando un hogar
El carterista y roba autos, Adam Reyes hace lo que sea necesario para sobrevivir. Trabajando en el aeropuerto O'Hare en Chicago, se siente muy confiado cuando ve a su próxima víctima.
El especialista en seguridad Rhone Quinn no podía creer que el larguirucho joven que le robó su teléfono móvil casi lograra salirse con la suya. Lo lógico era entregar al adolescente a la policía, pero Rhone es un hombre que confía en sus instintos y su instinto le dice que le ofrezca al joven un trabajo y una oportunidad para comenzar una nueva vida. Rhone no se da cuenta que esta decisión también cambiará su vida para siempre.
Durante los siguientes años, la relación de mentor y protegido se convierte en una amistad única y duradera, lo que finalmente conduce a una verdadera igualdad entre Rhone y Adam cuando éste último se convierte en socio igualitario en “Seguridad Quinn”.
Sin el conocimiento de Rhone y conforme pasa el tiempo, Adam se enamora profundamente de Rhone. Quien no es gay. Y que no sabe quién es realmente Adam.
Hasta que un día, Rhone descubre la verdad. ¿Puede que al ser Rhone consciente de los sentimientos de Adam los una a ambos aún más, o se separarán para siempre?



#2.- The ultimate Kink
Los expertos en Seguridad Canin y Kasey deben hacerse pasar por una pareja de casados en un club de sexo con el fin de atrapar a un violador.
Juntos entran a un mundo de bondage y voyerismo que pondrá a prueba su amistad… y a la atracción enterrada.






#3.- Diciendo acepto
Cuando Rhone Quinn pilló a Adam Reyes robando algo de su bolsillo, nunca soñó que se convertiría en su mejor amigo, su socio de negocios o que Adam guardaba en secreto que era gay y que estaba perdidamente enamorado de él. Dejando al heterosexual Rhone sentado sobre su culo al descubrir los sentimientos de Adam y darse cuenta de que él sentía la misma feroz atracción y amor.
Transcurriendo rápidamente dos años. Rhone y Adam están comprometidos y se dirigen hacia Vermont para su boda. Nada puede estropear esta bella ocasión. ¿Cierto?
Error. Una novia en el hotel alimenta los temores de Adam de perder a Rhone a causa de una mujer; una pareja que constantemente pelea, con la cual a cada rato se encuentran Adam y Rhone, hacen que salten chispas de desacuerdos entre ellos; el comportamiento extraño de uno de los empleados del hotel hace que surja la curiosidad profesional en Adam y luego despierta sus zumos protectores.
Lo que iba a ser una semana de celebración y caliente amor rápidamente se convierte en una investigación para “Seguridad Quinn”. Ahora todo lo que tienen que hacer Rhone y Adam es: conseguir que la pareja que siempre está peleando admita que están enamorados, ayudar a un dulce joven hombre que está en una situación terrible y, tal vez, solo tal vez, Rhone pueda conseguir tener a su hombre en la capilla a tiempo para que diga: Acepto.




#4.- Quebrantando las reglas de Logan
Recién nombrado jefe de investigaciones de Seguridad Quinn, el detective retirado Logan Jeffries cree en la ley y el orden. Todo debe estar en su lugar. La vida personal no debe interferir con el trabajo. Las relaciones deben tener sus propias reglas también. Logan vive por sus propias leyes—cinco precisamente. Mientras que las siga, todo estará bien en su mundo regimentado. 
Nate Jordan desearía poder negarse cuando es asignado a trabajar con Logan. Nate nunca ha olvidado la bondad que Logan le demostró la noche que se conocieron. En los tres años siguientes, su amor platónico sólo ha crecido. Esta asociación seguramente terminará en un desastre, pero Nate no puede alejarse.
Rápidamente, Logan y Nate profundizan sus lazos en la búsqueda de una mujer de la alta sociedad que está desaparecida. Ninguna otra cosa debe ocupar los pensamientos de Logan. ¿El único problema? Nate es determinado y dulce, y trabajar con él despierta los deseos más profundos de Logan. Pero Logan no va a romper sus leyes, sin embargo. Ni siquiera por el más gentil y sexy hombre del mundo.
Mientras tanto, cada día que están juntos, Nate está enamorándose más y más rápido de Logan. La maldita cosa más loca es que Nate piensa que Logan se siente atraído por él también bajo su controlada fachada. Entonces Nate tendrá que quebrantar cada una de las leyes de Logan para capturar al hombre de sus sueños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario