martes, 10 de enero de 2017

Eli Easton - El León y El Cuervo

 La primera vez que William lo vio,  viajaba en el campo del torneo en un caballo rojo. Su túnica era azul brillante con un águila blanca extendiendo sus alas en la parte frontal,  identificándolo  como uno de los hijos de Lord Brandon. La armadura de plata brillaba  sobre los hombros, los brazos y la parte superior de las piernas. Debajo llevaba pantalones negros y botas.
 Es de  guerrero tener el hábito de medir a  un enemigo o un rival. Así  que William no  sintió ninguna vergüenza por mirarlo mientras tomaba medida del joven. La armadura que llevaba era pulida pero funcional. Estaba  bien utilizada, no era  la de un mero pavo real. Una faja de terciopelo negro colgaba bajo en sus estrechas caderas. Sus hombros eran anchos para su cuerpo, pero su pecho era esbelto y su cintura delgada. No había nada de  despensa en él.  Montaba en su caballo tan ligero como una pluma. Los ojos de William bajaron a sus doradas espuelas.

3 comentarios: